Coches Km 0, consejos para una buena compra

Después de la vivienda, la compra de un coche es la más importante que se puede hacer en la vida. Se destina una parte importante de nuestro dinero, y por eso es normal dedicar tiempo a escoger bien. Una buena elección son los coches Km 0, ya que tienen un coste inferior a los modelos nuevos. ¿Qué te interesa saber si estás pensando en esta opción?

 

Un kilómetro 0 es un coche nuevo

Cuando hablamos de un coche de kilómetro 0 nos estamos refiriendo en realidad a un coche nuevo. La única diferencia es que está matriculado, bien por el propio fabricante o por el concesionario que lo comercializa. Bueno, en realidad hay otro factor que diferencia los coches Km 0 de los vehículos nuevos. Que su precio es sensiblemente menor.

 

Esta reducción del precio hace que algunos desconfíen de un coche de este tipo. Piensan que debe haber algún tipo de engaño por el que se trata de vender el coche más barato. Sin embargo lo único que ocurre es que el vehículo se ha matriculado, normalmente por un motivo de cuotas, y cada día que pasa en el concesionario está perdiendo dinero. Por eso se ofrece con un importante descuento y facilidad para la compra. De hecho, se entrega en un par de días, listo para disfrutarlo.

 

¿Cuántos kilómetros tiene el coche?

Este es un detalle importante a la hora de escoger esta opción. Un km 0 no puede superar los 100 kilómetros en el marcador. No existe nada que justifique que un coche que se vende como kilómetro cero haya recorrido más. Como mucho, se habrá puesto en marcha para subirlo al camión de transporte, bajarlo y aparcarlo en el almacén. Llevarlo a lavar y colocarlo en la exposición también es habitual. Pero ninguna de estas acciones lleva más que unos cientos de metros.

 

Asegúrate muy bien de esto, ya que ni los coches de cortesía ni los destinados a pruebas pueden clasificarse como coches Km 0. Tampoco los de gerencia, aunque solo se les haya hecho un par de miles de kilómetros. No te dejes engañar ni aceptes estos vehículos como lo que son. Pueden venderse como coches de ocasión y ser también una buena oportunidad. Pero no son kilómetro 0.

Transferencia de la titularidad

Al estar matriculados, los coches Km 0 ya tienen registrado un titular. Por lo tanto, se debe tramitar un cambio de nombre del propietario, que a menudo corre a cargo del comprador. A cambio, se ahorran los costes de transporte y el gasto de matriculación, por lo que realmente compensa.

 

Otro detalle es que al estar registrado a nombre de un titular anterior, no hay acceso a ayudas por la compra de un vehículo nuevo. Planes como los Renove y similares sólo se limitan a coches recién salidos de fábrica, sin matricular. Es cuestión de hacer cuentas y ver qué es lo que más te interesa.

 

Garantía de los coches Km 0

Como estamos hablando de un coche nuevo, la garantía es la que marca la normativa para estos vehículos, dos años. Aunque hay que tener en cuenta un detalle, y es que esta no se cuenta en el momento de la venta, sino desde que se ha matriculado. Si compramos un coche que se matriculó hace 3 meses, nos quedarán 21 meses de garantía. En algunos casos se puede contratar una garantía ampliada para estar cubiertos durante los dos años completos, puede que incluso un poco más.

 

¿Qué se puede escoger en un kilómetro 0?

Este posiblemente sea uno de los puntos menos amables de los coches Km 0. Tendrás que conformarte con los vehículos en stock que hay en el concesionario. Si alguno encaja con el color que quieres y tiene el equipamiento que te interesa, ideal. De lo contrario tal vez tengas que sacrificar alguna preferencia con tal de conseguir un coche a mejor precio.

 

Si quieres algún extra, como un sistema manos libres integrado o un equipo de música más completo, quizás lo puedas solicitar. Aunque esto hará que tardes más en tener tu coche nuevo y  aumentará de precio, evidentemente.

 

Por lo tanto, debes hacerte a la idea de que comprar un kilómetro 0 es un acuerdo cerrado, en el que no podrás elegir nada. Tendrás que conformarte con los acabados y equipamiento que tiene. A cambio no tendrás que esperar más de unos días para conducir tu coche. A diferencia de un coche nuevo configurado completamente a tu gusto, que se puede demorar algunos meses.

 

¿Hay diferencias a la hora de asegurarlo?

Una vez que compres tu coche de kilómetro 0, deberás tramitar el seguro. En este sentido no hay ninguna diferencia con cualquier otro coche. Lo puedes asegurar como quieras, aunque la recomendación es buscar un buen seguro a todo riesgo, teniendo en cuenta que estás comprando un coche nuevo, y que merece la pena invertir un poco más en cubrir todos los imprevistos.

 

La compañía de seguros tendrá en cuenta si el coche va a estar aparcado en la calle o si lo guardarás en un garaje. Pero no habrá sobreprima por el hecho de tratarse de coches Km 0. Las tarifas serán las mismas que si acabara de salir de fábrica, dependiendo del modelo y tal vez el color. Pregunta en tu aseguradora si cuesta más asegurar el coche de un color u otro, y así puedes tenerlo en cuenta a la hora de escoger entre los que hay disponibles en el concesionario.

 

Una alternativa de compra económica

En cualquier caso, los coches Km 0 son siempre una interesante opción. Comparados con los modelos nuevos pueden costar hasta un 20 por ciento menos. Dinero que seguro que agradeces ahorrarte cuando quieres comprarte un coche.

 

En Grupo Gedauto te ofrecemos la oportunidad de hacerte con tu kilómetro 0 en varias marcas. Visita nuestras instalaciones y seguro que encontrarás un modelo que se ajusta a tus necesidades. Con todas las ventajas que ofrece esta alternativa a la compra de un coche nuevo. Contacta con nosotros o pásate por nuestros concesionarios.

Compartir: