Coches seminuevos: guía de compra

Los coches seminuevos se han convertido en una opción de compra que gana terreno en España. Hasta no hace mucho, los conductores preferían un modelo nuevo, aunque para eso tuvieran que esperar más tiempo a cambiar de coche.

Esto es muy curioso, sobre todo teniendo en cuenta que en el resto de Europa los seminuevos son muy solicitados. Parece que le tendencia en nuestro país empieza a adaptarse a esta idea también. Si te estás planteando comprar un coche y piensas que no es mala idea, mira nuestros consejos de compra para acertar de lleno.

Infórmate sobre las posibilidades

Lo primero que tienes que hacer es buscar información acerca de cuáles son las mejores opciones de compra en el mercado de coches seminuevos. Puedes echar un vistazo a Internet, preguntar a familiares y amigos que tengan uno o también mirar en revistas y publicaciones especializadas cuáles son los coches mejor valorados por los usuarios.

Piensa en el tipo de coche que necesitas

No es lo mismo tener un solo coche para toda la familia o comprar un segundo vehículo que utilicen otros miembros mientras tú conduces el principal. Tampoco es igual un coche para ir a trabajar solamente que uno con el que sueles salir de viaje y recorrer largas distancias. Por eso, piensa bien en lo que te hace falta para decidir el tipo de coches seminuevos entre los que elegir. Así te será más fácil después tomar una decisión cuando llegue el momento.

 

Déjate asesorar

Aunque hayas definido ya el tipo de coche que te hace falta, verás que hay una gran cantidad de posibilidades disponibles, por lo que puede que te abrume un poco el catálogo de opciones. Por eso, lo mejor es buscar asesoramiento y dejarte llevar por los consejos de quienes mejor conocen el mercado.

Contar con la experiencia de alguien va mucho más allá de saber de coches. También podrás hacer el cálculo de cuánto es el mantenimiento y hasta el seguro que más te conviene en función del uso y modelo de coches seminuevos que estés mirando.

Haz una selección

Una vez que tienes claro el tipo de coche que quieres, llega el momento de seleccionar las opciones que se ajustan a lo que estás buscando. Poco a poco, según vayas mirando detalles, puedes ir descartando hasta quedarte solo con un modelo en concreto. Si haces las preguntas adecuadas, seguro que no tardas demasiado tiempo en llegar a este punto.

Revisa el estado del coche

Un vistazo a la carrocería, las ruedas y otros elementos exteriores te pueden ayudar a hacerte una idea de cuál ha sido el uso que se le ha dado al coche. Si hay algún cambio de color en la chapa, por ejemplo, es posible que haya tenido un golpe y se le haya cambiado esa parte. A veces no es importante, sobre todo si no es cerca del motor, aunque conviene tener claro si la ha sufrido.

Otros elementos que no están de más revisar son las suspensiones, el estado de los faros y si los cristales tienen algún golpe o picotazo. En principio no se le da importancia, pero con el tiempo un pequeño golpe en la luna se puede convertir en una grieta que te obligue a cambiarla. Es mejor prevenir y no tener que llegar a este punto.

En el interior, gira el volante y pisa los pedales. Si hay holgura es posible que el dueño anterior no lo haya tratado bien, lo que puede afectar a su vida útil a medio plazo. Está claro que no va a oler a nuevo, aunque tampoco tiene por qué haber otro tipo de olores que no sean los propios de un coche, como el plástico. Una buena limpieza puede dejarlo como nuevo, pero también es algo que si nos podemos ahorrar es de agradecer.

En el cuentakilómetros también es normal fijarse, porque si ves que marca muy pocos y el volante o el cambio están muy desgastados, puede que lo hayan trucado. Puede que te sorprenda, pero a no ser que sea claramente con la intención de engañar, no está prohibido que alguien cambie el kilometraje.

También la documentación

Todo tiene que estar en regla, lo que incluye como no puede ser de otra forma la documentación del coche. En la ficha técnica tienen que aparecer homologados los cambios que se hayan podido hacer, por ejemplo si lleva las lunas tintadas o tiene algún accesorio incorporado que según la normativa debe cumplir este requisito. También la ITV pasada según se estipula, y no está de más ver si alguna vez ha tenido una revisión desfavorable por si acaso.

En caso de que tenga seguro en vigor, asegúrate de que te cubre o haz una póliza nueva para conducirlo sin problemas. Algunas compañías no aceptan un cambio de titular, y otras solo lo hacen si se renueva la póliza en función de las coberturas.

Mejor en un concesionario

Para evitar que los coches seminuevos que estamos mirando oculten sorpresas desagradables como las que hemos comentado, lo mejor es pasarse por un concesionario. Como profesionales del mundo del automóvil, en las instalaciones de un especialista solo se ponen a la venta vehículos que han sido revisados y cumplen con unas condiciones mínimas. Por ejemplo, el kilometraje es real, el historial de revisiones se tiene al día y se conoce el número de dueños que ha tenido el coche en cuestión. Así se garantiza que es un vehículo apto para volver a circular y prestar servicio a su nuevo propietario. En algunos casos se hacen arreglos necesarios para mejorar las prestaciones, con la intención de ofrecer un coche que merece la pena comprar.

En Grupo Gedauto te ofrecemos los mejores coches seminuevos que puedes encontrar, para que puedas comprar el que mejor se adapta a tus necesidades, con garantía de calidad y las mejores condiciones de financiación. Te asesoramos en todo lo que haga falta para que la compra de tu vehículo sea lo más cómoda y acertada posible. Pregunta también por nuestras opciones para asegurarlo con las mejores compañías.

 

Recursos:

Foto de Flecha creado por rawpixel.com

Photo de Negocios creado por yanalya

Compartir: