Peugeot 308 de segunda mano, una buena compra

¿Gasolina o diésel?, versiones del 308 en 2017, comportamiento en la conducción y resumen, una estupenda opción.

Peugeot 308 de segunda mano, una buena compra

 

Si estás buscando un buen coche de segunda mano, el Peugeot 308 puede ser una excelente opción de compra. Un vehículo con un buen agarre y varias opciones de motorización de las que vamos a hablar de forma breve.

¿Gasolina o diésel?

La elección de un modelo de gasolina o de gasóleo es más bien de tipo personal. Aunque el motor diésel es algo más ruidoso, lo cierto es que no se transmiten las vibraciones. Esto en el caso del motor de 1,5 litros, ya que el Peugeot 308 diesel 2.0 es casi tan silencioso como el de gasolina.

Los motores disponibles a partir de la versión 2017 son los siguientes:

 

  • Gasolina 1.2 PureTech de 110 y 130 caballos con 3 cilindros
  • Gasolina 1.6 THP de 205 y 270 caballos de 4 cilindros
  • Diesel 1.5 BlueHDi de 100 y 130 caballos
  • Diesel 2.0 BlueHDI de 150 y 180 caballos

 

En versiones anteriores también encontrarás Peugeot 308 de segunda mano con motores gasolina de 82 caballos y el 1.6 THP de 250.

Cómo se comporta en la conducción

El Peugeot 308 es un vehículo bastante agradable cuando nos ponemos al volante. Muestra una gran estabilidad y es bastante silencioso.

Tal vez adolece un poco el tacto de la dirección, que podría ser algo mejor. Aún así no hay que hacer demasiados esfuerzos para que las ruedas giren, algo que genera confianza al sentir cómo se comportan al contacto con el suelo. El volante es relativamente pequeño, más que otros coches de la misma categoría, algo que a algunos conductores les puede resultar un tanto extraño.

foto de un peugeot 308 segunda mano por dentro con todos los detalles.

El cambio, si se trata de una caja manual y no automática, se ajusta muy bien cuando quieres conducir de forma relajada. El recorrido es justo, ni muy largo ni demasiado corto. Hay quien se queja un poco de que el paso de 2ª a 3ª puede rascar si se hace demasiado deprisa. Pese a todo, tiene una muy buena recuperación al acabar el cambio y acelerar.

La asistencia de frenada es bastante buena, siempre que se conduzca de una forma normal. En carreteras en las que se tienen que hacer muchos giros por curvas y hay que frenar a menudo, puede que se note algo de calentamiento, pero no es nada por lo que alarmarse.

Consumos

El motor tiene un consumo más bien estable, lo que facilita que no haya demasiados excesos cuando apuramos la potencia de este coche. No es el que menos gasta, pero tampoco es un vehículo que tenga un consumo excesivo. Se puede decir que un Peugeot 308 de segunda mano no tiene que ir a la gasolinera más a menudo que otros vehículos.

En resumen, una estupenda opción

En definitiva, podemos hablar de que el Peugeot 308 de segunda mano es una muy buena opción si buscas un coche de tamaño medio, con buen rendimiento y prestaciones suficientes tanto para conducción urbana como para viajes más largos. Elige cualquiera de los que tenemos disponibles en nuestro stock y disfruta de una buena compra.

Compartir: