Seat Leon Km 0: un repaso al motor TGI

Aunque todo apunta a que el futuro de la automoción pasa por los vehículos eléctricos, los combustibles alternativos también se dejan notar. Uno de ellos es el gas licuado, presente en los motores 1.4 TGI que se pueden encontrar en el Seat Leon Km 0, un vehículo que ha superado en demanda todas las expectativas.

Es evidente que Seat apuesta por mantener los motores de combustión en la calle, aunque para ello tenga que modificar sus motores y adaptarlos al consumo de este combustible, que no es tan nuevo como puede parecer. Hace décadas muchos taxistas conducían coches propulsados por butano y gasolina, aunque hoy el gas que se carga en el depósito es gas natural, más ecológico y seguro que su predecesor. Aunque lo que nos importa ahora es ver cuál es el comportamiento del Leon con este sistema dual.

 

Motor adaptado para rendir igual

A simple vista, cuando vayas a mirar un Seal Leon Km 0 no notarás la diferencia entre un modelo estándar y uno con motor TGI. La apariencia es exactamente la misma, salvo cuando abras la tapa de combustible. Ahí verás dos entradas, una de mayor tamaño que la otra. En la más grande se pueden cargar hasta 50 litros de gasolina. La tapa más pequeña está reservada para el gas, cuyo depósito está situado en el hueco que debería ocupar la rueda de repuesto. En su lugar cuenta con un kit de reparación de pinchazos por si hubiera alguno.

El motor que tiene el Leon TGI es un 1.4 de 110 caballos que usa un sistema de inyección doble. Uno que funciona cuando se circula con gasolina y otro para el gas. Al arrancar, no se notará ningún cambio respecto a otros coches.

Puede que te preguntes si es posible alternar a voluntad entre gas o gasolina. No verás ningún conmutador ni botón que te lo permita, ya que el Seat Leon TGI funciona de forma predeterminada usando el depósito de gas. Solo cuando la temperatura es demasiado baja (menos de 10 grados bajo cero) o cuando el depósito GNC está vacío, pasará a funcionar con gasolina. En cualquier caso, la respuesta del motor al acelerar es bastante agradable y se comporta como se espera.

Más allá de la adaptación del motor, el resto de componentes se mantiene exactamente igual. La amortiguación o el giro de la dirección no muestra ninguna diferencia con el resto de coches de la gama.

Algunos cambios en el interior

Al entrar en el Seat Leon Km 0 de gas no se notan diferencias en el puesto de conducción. Tan solo en el cuadro de mandos se verá el estado del depósito de gas en vez de la temperatura. Todos los mandos están distribuidos de forma habitual y fabricados con materiales de buena calidad, como nos tiene acostumbrada la marca.

El cambio más significativo sin duda está en el hueco del maletero. Para alojar el depósito de gas, no solo se sacrifica la rueda de repuesto, sino que también se ocupa una parte del hueco destinado a la carga. Mientras que en el Leon de gasolina o diesel se tienen 380 litros de capacidad, el Seat Leon TGI Km 0 ofrece 275, algo que puede ser escaso si tienes mucho equipaje para llevar.

También hay ligeros cambios en los asientos de atrás, aunque los ocupantes no irán incómodos. Dos adultos y un niño que no necesite silla para montar pueden ir perfectamente en estas plazas.

Lo mejor, el consumo

Sin duda, la razón más poderosa para elegir este modelo de Seat Leon Km 0 es el reducido consumo en combustible. Según la ficha de fábrica, en gas el coche consume tan solo 3,5 kg cada 100 kilómetros. Teniendo en cuenta que en estos momentos el precio del gas en los sitios en los que se puede repostar está por debajo de un euro, sin duda hablamos de un ahorro considerable. En gasolina, el consumo marcado se sitúa por debajo de los 5 litros. Aunque como es habitual, el motor gasta algo más de lo que se indica en la ficha. Pero sin duda, el ligero sobrecoste que tiene el TGI se amortiza en poco tiempo.

Si combinamos los dos depósitos y conducimos sin repostar hasta que se acabe la gasolina, se pueden recorrer más de 1300 kilómetros sin problema. No hay duda de que es interesante si te gusta hacer largos recorridos (y si no, también).

¿Interesa elegir un Seat Leon Km 0 de gas?

Seguro que hay una pregunta que ronda por la cabeza después de ver los puntos a favor y menos positivos de este coche. Si el consumo es tan reducido y al volante el comportamiento es el mismo, ¿por qué no se ven más coches con depósito de gas por las carreteras? La respuesta la encontramos en la red de suministro, puesto que en España solamente encontramos GNC en unas 50 gasolineras. Algunas marcas como Repsol o Naturgy (la antigua Gas Natural) han empezado a ampliar la red para que los conductores de estos vehículos puedan repostar en más puntos, por lo que a medio plazo es posible que haya más sitios disponibles. De todos modos, es importante destacar este detalle si estás pensando en comprar un coche nuevo y el Leon Km 0 con motor TGI te ha parecido una opción interesante.

Por lo demás, no es mala idea mirar la posibilidad de que el Seat Leon Km 0 sea tu próxima compra. Es un vehículo cómodo, de buenas prestaciones y con unas sensaciones al volante muy agradables. Ha tenido una gran aceptación, por lo que es posible que te cueste encontrarlo si quieres hacerte con uno. Aunque es probable que según se vayan ampliando los puntos de repostaje y la matriz de Seat amplíe su línea de fabricación de Motores TGI, las probabilidades de encontrar alguno también aumenten.

Si no puedes esperar, o quieres tener un Seat Leon Km 0 aunque suponga renunciar al motor adaptado para gas, en nuestro concesionario puedes ver las oportunidades que hay ahora mismo disponibles.

Compartir: