Verdades y mentiras a la hora de comprar un coche de km 0

Comprar un coche, sea cual sea, es siempre una decisión difícil. Y si además valoramos la opción de comprarlo nuevo, de km 0 o de segunda mano, entonces la cosa se complica mucho más.

Es cierto eso que dicen que comprar un coche de km 0 es siempre más interesante, pero, ¿qué otras cosas son verdad? Y, sobre todo, ¿qué cosas no debes creerte a la hora de comprarte un coche de km 0?

Si tienes alguna duda, nosotros siempre te recomendaremos que a la hora de comprar un coche de km 0 confíes en un concesionario multimarca que disponga de alternativas de km 0. Pero hoy queremos arrojar algo más de luz sobre este asunto y aclarar algunas ideas que son necesarias.

¿Qué es un coche de km 0?

Un coche de km 0 es aquel coche que ha sido matriculado a nombre del concesionario, que generalmente tiene poco tiempo y en caso de haberse utilizado, se ha hecho de forma circunstancial por empleados y para cuestiones únicamente del concesionario. Y, como consecuencia de lo anterior, los coches de km 0 tienen siempre muy pocos kilómetros.

Se trata, por tanto, de coches con poco tiempo, un único dueño, el concesionario, y con un uso considerado “excepcional” y muy escaso, con muy pocos kilómetros, realizados exclusivamente por personal del concesionario para menesteres del propio establecimiento.

En nuestro concesionario, por ejemplo, es habitual encontrar coches de este tipo con menos de 10 kilómetros.

Entre el catálogo disponible para comprar vehículos de km 0 que tenemos en stock en Grupo Gedauto, encontrarás más de 50 modelos diferentes disponibles para ti que, por supuesto, están perfectamente cuidados y su estado como nuevo.

¿Qué debes tener en cuenta a la hora de comprar un coche de km 0?

Comprar un coche de km 0 es como comprar un coche nuevo con un ahorro significativo. Pero claro, este ahorro significa que perderemos cierto margen para personalizar el vehículo. Por ello, es importante que nos fijemos en algunos aspectos antes de aventurarnos a comprarnos un coche de km 0, y que a continuación te indicamos.

Motor y combustible.

Debemos tener en cuenta la motorización del vehículo y decidir si ésta será suficiente para nosotros. O incluso, al contrario, que se trate de un motor por encima de nuestras necesidades, lo que supondrá un aumento en el consumo innecesario. El motor es algo que no podremos cambiar al coche “nunca”, por lo que mejor asegurarnos de que es el correcto. Y, en caso de tener que ceder, siempre será mejor ir algo por encima en cuanto a potencia que por debajo.

Lo mismo para el combustible. Debemos hacer una estimación del uso anual para saber si nos interesa más un coche de gasolina, uno diésel o quizá una motorización híbrida. Porque sí, también puedes comprar un coche híbrido de km 0, siendo además una opción muy interesante por el descuento sobre el precio nuevo y por el ahorro en combustible.

Modelo de coche.

Puede parecer demasiado obvio, pero en nuestros concesionarios hemos tenido clientes que se interesaban por ciertos vehículos de km 0 que no necesitaban. Es decir, venían buscando un compacto y se fijaban en la berlina por ser de km 0, o al revés. Por lo tanto, tener las ideas claras e ir a por el tipo de coche que necesitemos es importante.

Color y extras del vehículo.

Nuestros asesores expertos del Grupo Gedauto siempre recomiendan que tanto color como extras siempre sean lo último en lo que los clientes se fijen. Primero, porque aspectos como el color, la tapicería o el navegador, son fácilmente sustituibles. Es cierto que tiene un coste, pero quizá compensa con el ahorro al comprar un coche de km 0.

Y, segundo, porque algunas veces ciertos extras son más un capricho que una necesidad. Y si podemos ahorrarnos en torno a 3.000 € por comprarnos un coche de km 0 que no tenga techo panorámico, por ejemplo, merece la pena, ¿no crees?

Estos son nuestros consejos, aunque siempre la última palabra la tiene el cliente, que es quien toma la decisión.

Mitos sobre los coches de km 0

Existen muchos mitos sobre la compra de vehículos de km 0. A continuación vamos a desmentir algunos de ellos:

Los coches de km 0 tienen un descuento porque tienen algún defecto grave. Mentira. Son coches en perfecto estado que han sido matriculados por el propio concesionario, nada más. De hecho, disponen de garantía que, en el caso del Grupo Gedauto, puede ser de uno o dos años. Solicita más información al respecto si estás interesado en uno de estos vehículos.

Los coches de km 0 tienen los kilómetros trucados. Mentira también. Trucar los kilómetros de un vehículo fabricando en los últimos años es casi imposible. Por lo que puedes estar tranquilo con este tema.

Los coches de km 0 son coches de compra venta. Esto también es falso. Se trata de coches nuevos que han sido matriculados por el concesionario, y que por tanto son de segunda transmisión cuando tú lo compres: pasan el concesionario a ti. Nada más.

Coches de km 0, tu mejor opción.

Sin duda, comprar con un coche de kilómetro 0 puede ser tu mejor opción. Si tienes claro el tipo de coche que necesitas y tienes claros tus mínimos de equipamiento (climatizador, seguridad, conectividad…), sin importarte mucho el color o la marca, entonces decantarte por un coche de km 0 puede ayudarte a ahorrar un pico en la compra de tu coche.

Supongamos que quieres comprar un SUV de km 0, tienes claro el motor que quieres, pero no te importa demasiado que sea de un fabricante u otro. Entonces, puedes visitar un concesionario multimarca como los del Grupo Gedauto, y elegir tu SUV de km 0 al mejor precio entre una gama bastante amplia.

Ahora bien, si buscas algo muy específico, con una motorización y color únicos, y cargado de extras, entonces, amigo, olvídate de los km 0.  

Compartir: